Nosotros

Ave María, S.A.

Nuestro nombre legal es AVE MARIA, S.A.

Somos una corporación panameña 

y nuestro número de registro es:

RUC 1757889-1-697692

Escogimos este nombre 

para nuestra corporación 

porque el “AVE MARÍA” 
es la oración principal 

que se dirige a la Virgen.

 

Consta, primero, de un saludo 

inspirado en el del Ángel Gabriel 

y en el de Santa Isabel y, 

en la segunda parte, de una súplica.

Flor de Lis es nuestro nombre comercial. Somos una tienda católica que inicia operaciones en la Ciudad Panamá el 29 de septiembre de 2010, día de la fiesta de San Miguel Arcángel, y también de San Gabriel y San Rafael.

Nuestra misión es proclamar que “Dios es Amor” (1 Juan 4, 8) y hacer que “El Amor” sea Amado.


El concepto de bienestar que evoca nuestra tienda, esta página web y nuestra presencia en las redes sociales, es un modo de celebrar nuestra fe.


Trabajamos para acercar a las personas a Dios y que conozcan Su Inmenso Amor y el de Su Madre, la Santísima Virgen.


También, queremos rescatar la devoción a los Santos, dar a conocer sus vidas y virtudes. Queremos crear conciencia de la realidad de “la comunión de los santos”, la cual profesamos cuando oramos el “Credo de los Apóstoles.” 


María Santísima y todos los Santos son nuestros amigos y debemos conocer su vida y sus virtudes, para que sean ejemplo, sabiendo que podemos acudir a ellos para que interceden por nuestras necesidades.


Trabajamos también para dar a conocer la importancia y el valor de los Sacramentales. Los objetos religiosos bendecidos, usados con fe y con una vida de virtud, llevan promesas poderosas unidas a ellos.

¿Por qué el nombre
Flor de Lis?

La flor de lis es un lirio de tres pétalos que en la iconografía católica representa la Santísima Trinidad.

La hoja recta representa la omnipotencia de Dios Padre, y las dos hojas inclinadas, la sabiduría y amor del Hijo y del Espíritu Santo.

También, la blancura de la flor representa la pureza de la Madre de Dios desde su concepción, mientras que los tres pétalos simbolizan su triple virginidad antes, durante, y después de dar luz a Jesucristo. Por eso esta flor es tan popular en representaciones artísticas de la Anunciación.

Además, es uno de los atributos de San José, en referencia a los lirios que se dice brotaron de su vara al ser escogido como esposo de la Virgen María.

Apegándonos a la tradición, escogimos para nuestra tienda de regalos, que expresan nuestra fe católica, el nombre de Flor de Lis.

Nuestra Señora de Czestochowa

Somos muy devotos de Nuestra Señora de Czestochowa, cuyo vestido está decorado con la flor de lis. Ella es la patrona de Polonia y el Papa Juan Pablo II le tenía una especial devoción.

Según la leyenda, cuando la Virgen se fue a vivir a la casa de San Juan, después de la crucifixión, se habría llevado consigo algunos objetos personales entre los que estaba una mesa hecha por Jesús en el taller de San José. Esa misma mesa habría servido a San Lucas para pintar sobre ella la imagen de la Virgen ante la petición de unas fieles.

Esta imagen habría permanecido en el área de Jerusalén hasta que fue descubierta por Santa Elena en el siglo IV, junto con las reliquias de la Santa Cruz y llevada a Constantinopla donde permanecería 5 siglos.

La imagen habría llegado hasta Rusia (hasta la zona de la actual Polonia) al ser entregada como parte de una dote y llegando finalmente a formar parte de las posesiones del príncipe polaco Ladislao. Éste la guardó en un lugar privilegiado en su palacio de Belz. En un ataque de los Tártaros al palacio, la imagen habría sido dañada al ser alcanzada por una flecha en la parte del cuello de la Virgen (marca que sigue visible).

La Virgen elige su lugar…

Con el objeto de protegerla, el príncipe habría querido trasladar la imagen a Opala, pero tras hacer noche en Częstochowa donde depositó la imagen en una pequeña iglesia de Jasna Góra y tratar de reemprender la marcha, los caballos del carro, que transportaba la imagen, no quisieron moverse, por lo que decidió que la imagen permaneciese en ese lugar al entender que era una señal divina. Esto se llevó a cabo de forma solemne el 26 de agosto de 1382, fecha que permanece como día de Nuestra Señora. Ladislao mandó construir una iglesia y un monasterio que desde entonces han ocupado los padres paulinos y que se han encargado de custodiar la imagen hasta nuestros días.

Tras sufrir varios ataques y algún que otro desperfecto importante, la imagen fue aclamada como Reina de Polonia por la protección que prestaba a todo el país.

En la Cripta de la Catedral de Nuestra Señora de la Almudena se conserva un icono mariano muy particular: Nuestra Señora de la Flor de Lis. Es una hermosa pintura que representa a la Virgen con el Niño Jesús, quienes sostienen en sus manos una flor de lis.

Es la pintura más antigua de Nuestra Señora que se conserva en la capital española, y el primer objeto de culto por parte del pueblo cristiano de Madrid, una vez se vio libre de la dominación musulmana. Su historia tiene una estrecha relación con Nuestra Señora de la Almudena, Patrona de Madrid.

Según la tradición, en el año 1083, con la reconquista de Madrid del poder los árabes, uno de los primeros deseos del rey Alfonso VI fue restablecer el culto a la Virgen que se había escondido en la muralla para protegerla de la invasión musulmana. Mientras se encontraba la antigua imagen -que luego de su hallazgo recibió el nombre de Almudena, por el sitio en que se encontró-, el rey mandó a pintar en el muro del altar mayor de la antigua Iglesia de Santa María de la Almudena -que había sido transformada en mezquita por los moros- un precioso icono de Nuestra Señora: la Virgen de la flor de lis.

Se trata de una imagen frontal de María, quien en sus rodillas sostiene al Niño Jesús y con su mano derecha una flor de lis, que representa la triple virginidad de la Madre de Dios: Virgen antes, durante y después de dar a luz a Jesús.

La imagen fue consagrada por el entonces arzobispo Don Bernardo. Se dice que el autor de la pintura se inspiró en la esposa del rey Alfonso VI, la reina Constanza, para realizar la obra. Ella era de origen francés, por esto se cree que podría llevar consigo una flor de lis, que quedó inmortalizada en el icono. Pero la flor se vincula más con la pureza de Nuestra Señora.

Con el paso de los años, al construirse el retablo de la Capilla Mayor, la imagen quedó detrás del mismo, ocultándose y permaneciendo en el olvido, hasta el año 1623 cuando la reina Isabel de Borbón, antes de dar a luz a la infanta Margarita, acudió a rezar a la iglesia de Santa María la Almudena, y pidió que se trasladara la imagen al altar mayor.

Cuando se adecuaba el lugar, se descubrió el icono de La Flor de Lis que estaba pintada en el muro. Allí permaneció hasta 1638. Ese año, cuando Felipe IV hizo el gran retablo de la Almudena, se mandó arrancar el trozo de muro de la pintura, trasladándose a los pies del templo, y colocándole el nombre de Nuestra Señora de la Flor de Lis.

En 1834 el icono es llevado a una capilla de la iglesia, donde se funda la Congregación de Jardineros, que desafortunadamente desaparece, fundándose luego, en el año 1841, la Real e Ilustre Congregación de Nuestra Señora de la Flor de Lis, que fue aprobada en el año 1848 por Isabel II. Dos décadas después, en 1868, con la destrucción de la antigua iglesia de Santa María de la Almudena, la pintura se traslada al entonces convento de las Religiosas Bernardas del Sacramento. Regresando en 1911 la Catedral, esta vez a la Cripta allí construida. Desde entonces recibe allí tributos por parte de los fieles.


Virgen María Flor de Lis

Oración a la Virgen
María Flor de Lis

Santísima virgen María flor de Lis, ven, perfuma mi alma, con el lirio que llevas en tu mano y guíame por el buen camino al encuentro de tu hijo; tu eres la mejor revelación de todos los tiempos, llena mi corazón del fruto que broto de tus entrañas, que es el alimento maravilloso de la vid para mi alma.

Oh virgencita pura flor del edén, María flor de lis, ven y danos la pureza, el honor y la lealtad a nuestros corazones. Eres el misterio insondable, que atrae a las almas sedientas del agua viva, que ha brotado de tu vientre, para purificar al mundo. 

Oh santísima Virgen María flor de Lis, llévanos de tu mano, para no equivocarnos en esta vida mortal, porque tu eres la intercesora para la humanidad; por tanto, cúbrenos con el perfume de tu flor que encierra el misterio de la Santísima Trinidad. Bendita eres por siempre. Amén

Jaculatoria: “María Flor de Lis”

Respuesta: “Ven y perfuma mi alma con el lirio que llevas en tu mano”.

“Un cliente es el visitante más importante a nuestras instalaciones, él no depende de nosotros. Nosotros dependemos de él. No es una interrupción en nuestro trabajo. Él es el propósito. No es un extraño en nuestro negocio. Él es una parte. No le estamos haciendo un favor al servirle. Él nos está haciendo un favor al darnos la oportunidad de hacerlo”.

 Cita atribuida a Mahatma Gandhi

“Vale más la buena fama que las muchas riquezas, y más que oro y plata, la buena reputación”.

Proverbios 22, 1

“Por eso, queridos hermanos, permanezcan firmes e inconmovibles, progresando constantemente en la obra del Señor, con la certidumbre de que los esfuerzos que realizan por él no serán vanos”.

 1 Corintios 15, 58

0
  • No puedes finalizar tu compra. Los pedidos Nacionales (República de Panamá) requiere compra mínima de $15.
0
Carrito
Tu carrito esta vacíoVolver a la tienda